EXalli

felipeglezEl lunes 31 de enero fue el evento de presentación de una nueva asociación civil llamada Observatel. Como su nombre lo sugiere, se trata de un grupo creado con la intención de fungir como espacio de análisis de la industria mexicana de telecomunicaciones, la cual desde hace años –es decir, desde siempre– se encuentra inmersa en un contexto de interminables problemas y de disputas regulatorias y políticas que estancan su desarrollo y exasperan a todos los involucrados.

Y es precisamente eso: la exasperación, lo que motivó el surgimiento de ese grupo.

Lo más destacable del mencionado evento de lanzamiento fue el poder de convocatoria mostrado: asistieron los presidentes de la Cofetel y de la CFC: Mony De Swaan y Eduardo Perez Motta, respectivamente; los presidentes de las comisiones de Comunicaciones y de Radio, Televisión y Cinematografía en las cámaras de senadores y de diputados; el presidente de la Canieti, Santiago Gutierrez; los representantes de las asociaciones de consumidores Al Consumidor y Amedi, y el presidente de la Corporación Universitaria para el Desarrollo de Internet (CUDI), Carlos Casasus –quien, por cierto, fue el primer presidente de la Cofetel, lo cual significa que a él le toco poner en marcha dicho organismo, allá en el lejano 1996.

A este presidium sumémosle que en el público estaban muchas de las figuras que hoy encabezan los debates más relevantes del sector (prensa, comisionados de Cofetel, académicos, consultores -es decir, la grilla en pleno), y queda claro que el surgimiento de Observatel fue todo un suceso. (Ah, y se me olvidaba: el moderador fue nada menos que Ricardo Raphael, uno de los analistas políticos más notables hoy en día en México.)

Quiénes conforman el grupo

El grupo nace con el objetivo expreso de fungir como ojo de observación ciudadana a lo que sucede en la industria mexicana de telecomunicaciones. Para ello, en esta primera fase su principal aval radicará en la autoridad moral de su Consejo Directivo. A saber:

Irene Levy. Impulsora y creadora del grupo, es una abogada especializada en telecomunicaciones, columnista del periódico El Universal y profesora en la Ibero.

Salma Jalife. Formó parte del puñado de personas que fundaron la Cofetel, donde tuvo a su cargo el área de asuntos internacionales; en fechas recientes se ha dedicado a actividades de consultoría, apoyando, entre otros, a organismos reguladores de algunos países sudamericanos.

Gabriel Platas. Analista y periodista especializado en medios de comunicación y la industria de telecomunicaciones, es profesor en la UAM-Xochimilco y columnista del periódico El Universal.

Ramiro Tovar. Consultor en regulación y competencia económica, con mucho énfasis en el sector de telecomunicaciones, es profesor del ITAM, así como asesor de la oficina de rectoría en dicha universidad.

William Hiarmes. Productor y conductor de radio. Responsable de la imagen de los servicios informativos ‘La Red de Radio Red’ y catedrático universitario desde hace 14 años en diferentes instituciones, es miembro del Comité de Creatividad de la Asociación de Radiodifusores del Valle de México.

En lo que respecta a su misión concreta, los puntos principales son:

1. Observar los acontecimientos vinculados con el sector y aportar nuestra propuesta de dirección y rumbo.

2. Reducción y eliminación de la brecha digital.

3. Propiciar que la transparencia sea un eje rector de las autoridades.

4. Incidir en la definición de las políticas públicas del sector desde una perspectiva técnica.

5. Tender puentes entre sociedad, autoridades, industria y usuarios, a través de foros de discusión, proyectos, cursos y estudios.

6. Ser un punto de encuentro para los distintos actores.

7. Traducir las telecomunicaciones con planteamientos “amigables” para acercarlos a todos.

8. Vincular los temas del sector con el interés público.

En ese sentido, Irene Levy ha expresado su interés en incorporar al grupo a los principales centros de discusión, como sería el Consejo de Cofetel –como representantes ciudadanos– y órganos similares.

El reto: mantener la ecuanimidad

Yo en lo personal aplaudo cualquier acción que haga de México un país más democrático y ordenado, y no me queda duda de que este grupo es un paso en esa dirección. Precisamente por ello, no quiero despedirme sin abordar un último punto: el reto de ser objetivos.

Con el tiempo, y a medida que ganan visibilidad e influencia, grupos como este corren el riesgo de distorsionar su agenda. Ya sea por presiones externas o por la simple tentación del poder, los organismos de vigilancia a veces se convierten en voceros (o incluso gestores) de criticas 'de oficio' que, lo sabemos, con frecuencia tienen más víscera que análisis informado; o, peor aún, actúan a favor de intereses de los grupos de poder.

Observatel deberá evitar esas tentaciones y comprometerse a que sus opiniones –y sus batallas, que sin duda las habrá– estén siempre sujetas al rigor de criterios técnicos y legales, y guiadas por las normas éticas que estoy seguro hoy los animan.

Hasta ahora, viendo sus participaciones en prensa y en las discusiones públicas en temas de interés de la industria, podemos decir que su actuación ha sido impecable. Que siga así, y bienvenido sea, pues, Observatel.

Visita su página www.observatel.org y síguelos en Twitter: @observatel @soyirenelevy @salmajalife @telecomymedios @tovarlibertario

(© esdrújula.net, 18/feb/2011)