CURP biométrica, lista en 2020

La Secretaría de Gobernación, el Registro Nacional de Población (Renapo) y la Secretaría de Hacienda, con apoyo del Banco Mundial, trabajan ya en la creación de una Clave Única de Registro de Población (CURP) con información biométrica.

El argumento es que esta nueva CURP fortalecerá la identificación de clientes del sector financiero para evitar delitos, como el robo de identidad.

“Con este documento, desde el Banco de México y la banca comercial se podrán reforzar las medidas de identificación en el sistema financiero”, aseguró Juan Pablo Graft, titular de la Unidad de Banca, Valores y Ahorro de la Secretaría de Hacienda, durante la quinta convención nacional de la Asociación Mexicana de Sociedades Financieras Populares (Amsofipo).

Graf Noriega recordó que los bancos están obligados a que en marzo de 2020 cuenten con toda su base de clientes actualizada con sus datos biométricos. La propuesta se planteó para septiembre de 2018, pero después de algunas prórrogas, la fecha definitiva será el próximo año.

Aunque la banca nacional ya utiliza la base de datos del INE para validar la información, dicha base se limita a la población a partir de 18 años, por lo que la Renapo va por los datos del sector más joven “para que en el futuro ya puedan contar con tarjeta bancaria”.

Además, dijo que el objetivo es que la información biométrica de la población también la puedan aprovechar otro tipo de instituciones “para hacer una correcta identificación de las personas en México”.