EXalli

Juniper velocidad 

Cuando se piensa en carreras de autos se suele imaginar el ruido de motores, pilotos concentrados que ponen en riesgo su vida para lograr la victoria y un grupo de profesionales capaces de cambiar partes y abastecer los vehículos en segundos. Todo esto es verdad, sin embargo, algo que no siempre se considera es que este deporte es, probablemente, el que emplea más tecnología de punta que ningún otro.

Actualmente los equipos de competencia en las distintas categorías del automovilismo de alto nivel emplean tecnología de próxima generación en todos los aspectos de su operación, ya que la premisa de las carreras sigue siendo la misma: ganará siempre el más rápido; sin embargo, la velocidad que importa no es sólo la del auto o los técnicos.

Velocidad dentro y fuera de la pista

Durante una carrera promedio se monitorean todos los aspectos relativos al desempeño del vehículo, así como la relación de éstos con el desarrollo de la competencia. Dichos datos son enviados en tiempo real para su análisis al centro de datos del equipo y devueltos para que el personal de ingeniería pueda tomar las medidas necesarias para garantizar la mejor respuesta posible, así como a los pilotos, quienes pueden comparar su desempeño y el de su auto, vuelta con vuelta.

También las comunicaciones de todo el equipo, pilotos y el taller central viajan por la misma red, junto con cientos de megabytes de información, por lo cual un cuello de botella en el tráfico de dicha información puede ser catastrófico para el resultado de la competencia. Dependiendo del tipo de auto, de la duración de la carrera y otros factores, durante una justa automovilística, se pueden generar entre 80GB y 200GB de datos, los cuales deben ser transmitidos de manera instantánea.

Jim Foley, CTO del equipo Joe Gibbs Racing en la categoría Nascar comenta al respecto: “Existe una gran cantidad de video que se procesa entre otros datos de telemetría que deben ser enviados a nuestras oficinas para su análisis y luego de vuelta al piloto. Por lo tanto, es crítico que tengamos esa información rápidamente y que la red siempre funcione como debe. No podemos perder nuestro valioso tiempo de pista esperando que las cosas se transfieran”.

Tal como lo explica Foley, el tiempo del que dispone un equipo en la pista para prácticas o ajustes de cualquier tipo es limitado y existen reglas sumamente estrictas acerca del momento en que deben iniciar y terminar sus labores durante las prácticas y en las competencias.

Además de recabar y analizar la información generada durante las prácticas y competencias, los equipos realizan constante investigación y desarrollo los 365 días del año en sus instalaciones y labores que van desde mejorar el diseño de las carrocerías o hacer pruebas de túnel de viento virtual, hasta la impresión 3D de partes para los autos. La cantidad de información que debe manejarse entre las distintas áreas requieren de ambientes de red confiables, de alta disponibilidad y que garanticen siempre el más alto desempeño.

Confiabilidad el reto máximo

En el caso de Joe Gibbs Racing, el equipo cuenta con tráilers equipados de switches EX2200 de 24 y 48 puertos de Juniper, los que deben ser encendidos junto con sus servidores al iniciar actividades y apagados al terminar cada día de práctica. En un ambiente computacional, esta rutina resulta difícil de imaginar, sin embargo, dado que las reglas que rigen la operación son claras en las carreras de autos, no queda alternativa para los equipos.

“No hemos tenido problemas con reiniciar los equipos constantemente. Incluso una mañana en Daytona, al llegar juraría que estábamos a 2°C en ese camión. Me preguntaba si el manual de los switches mencionaba algo sobre el frío. Hemos hecho pasar a los switches por muchas cosas y realmente han trabajado bien”, señala Foley.

Además de la tecnología con la que cuenta el equipo Joe Gibbs Racing en la pista, han desplegado en sus instalaciones una solución altamente escalable utilizando switches QFX5100 y EX4300 de Juniper Networks con Virtual Chassis, así como switches EX3300 los cuales reducen la complejidad de su red, aumentan su flexibilidad y disminuyen el consumo de energía. Asimismo, han implementado Junos® Space para automatizar la administración de dichos switches.

 

“En las carreras de autos, el análisis de datos en el menor tiempo posible es lo que hace la diferencia. Esto no sólo aplica para los datos que le son entregados al piloto, también incluye la información que recaban los distintos sensores sobre las partes del auto, así como el comportamiento del vehículo con respecto al terreno. Si hacemos historia, los sistemas de control industriales son básicamente eso, un sensor que se comunica a través de una red con un centro de datos, el cual tiene las funciones de un centro de control donde se disparan distintas acciones como, abrir o cerrar válvulas, desviar una línea de agua o un oleoducto, etc. Esto ha existido por años y ahora se la ha dado el nombre Internet de las Cosas, en el caso de las carreras, es llevado a circunstancias extremas” comenta Jaime Castañeda, director de ingeniería para América Latina en Juniper Networks.