EXalli

 

megaboton

El 19 de enero, se cumple un año de la caída de Megaupload en una acción conjunta del FBI y las autoridades de Nueva Zelanda que culminó con el cierre del más popular servicio de alojamiento gratuito de archivos en Internet y la acusación formal a su fundador Kim (Dotcom) Schimtz y varios miembros de su equipo.

Justamente a un año de que este hecho sacudiera la escena Web y dejara huérfanos miles de vínculos en páginas Web de todo el mundo, inicia operaciones el nuevo servicio para hospedar y compartir archivos de Kim Dotom: Mega (http://mega.co.nz).

Mega operará bajo los mismos principios que el extinto Megaupload, es decir que los usuarios podrán subir los archivos que deseen y compartir las ligas con sus amigos o públicamente a través de páginas Web.

 

¿Entonces cuál es la diferencia?

 

A diferencia del antiguo Megaupload, todos los datos que sean subidos a Mega serán encriptados en el proceso y el usuario al subir cada archivo recibirá una llave de cifrado la cual será la única forma posible de interpretar el archivo original. De este modo si un cibernauta sube una película lo que se almacena en los servidores de Mega es sólo una enorme cantidad de datos indescifrables, literalmente: letras, números, garabatos, etc. pero no una película. De este modo ninguna persona que labore en Mega, ni en ninguna otra parte del mundo puede saber qué tipo de contenido está almacenado en sus servidores, excepto los usuarios que cuenten con la llave para desencriptar cada archivo que hayan subido.

 

50GB Gratis

El 17 de enero, Kim Dotcom publicó a través de su cuenta de Twitter (@KimDotcom) que Mega ofrecerá 50GB de almacenamiento gratuito a sus suscriptores, lo cual, lo colocaría muy por encima de otros servicios de almacenamiento en la nube como DropBox (2GB) o Google Drive (5GB). Esto no sólo hará muy atractivo el nuevo servicio para usuarios, inversores y patrocinadores, también presionará a los demás ju